Honduras: David contra Goliat

En la ciudad de Tegucigalpa, Honduras, las protestas contra el gobierno de Juan Orlando son permanentes. En el Instituto Técnico Honduras, adolescentes y jóvenes, entre los 13 y los 17 años, enfrentaban a Policías y Militares. La confrontación entre los estudiantes de secundaria y las fuerzas de seguridad lleva unos dos meses. En estos meses la dinámica es la misma: Los estudiantes se toman la calle. La policía responde y lanza gas pimienta -de este utilizan uno leve y uno de fuerte impacto-. Los estudiantes responden con piedras y si la situación escala, la Policía dispara balas de goma.

Y aunque la receta sea similar esto no significa que la situación deba ser normalizada.

Estudiantes de secundaria se enfrentan a policías y militares. Foto: Camilo Freedman/La Crónica

Estudiantes de secundaria se enfrentan a policías y militares.
Foto: Camilo Freedman/La Crónica

El Instituto se ubica en una zona residencial, la Colonia Kennedy. Los residentes, así como los estudiantes, sufren las medidas represivas del gobierno que en enero de 2018 se tomaba ilegítimamente un segundo periodo en el poder.

Una granada del fuerte gas pimienta entro a la casa de José Amador, un señor de 82 años.

Para su suerte, a cuadra y media de su casa se ubica una estación de bomberos. Un vecino y uno de los estudiantes ayudaron a Don Armando a llegar a la estación de bomberos para ser atendido.
La protesta había iniciado a las 8 de la mañana, el medio día se acercaba y el conflicto continuaba.
Un adolescente, casi un niño, de unos 13 años se acercaba poco a poco al frente del conflicto.

Lanzaba piedras a la Policías, luego de conversar un rato le pregunto: ¿Cuál es su exigencia principal?

Fuera JOH

Respondió y corrió de una bomba de gas lacrimógeno que volaba por el aire.

Adolescentes y jóvenes se defienden de la Policía Nacional y el Ejercito de Honduras que utiliza gas lacrimogeno y balas de goma contra los estudiantes. Foto: Camilo Freedman/La Crónica

Adolescentes y jóvenes se defienden de la Policía Nacional y el Ejercito de Honduras que utiliza gas lacrimogeno y balas de goma contra los estudiantes.
Foto: Camilo Freedman/La Crónica

Posteriormente una multitud se unia, acuerpaban a un hombre que por defender a uno de los estudiantes, habia sido herido por la Policia Nacional. Los miembros de los cuerpos de "seguridad" -que más que seguridad brindan un servicio de represión, por así llamarlo- si tienen una debilidad: El temor que los medios de comunicación capturen su accionar es fuerte. Esto causa que algunos de ellos se escondan y otros se vuelvan más agresivos. Así fue el caso de uno de los miembros de la Policia Nacional, que al ver que miembros de la prensa captaban como atacaban a menores de edad, puso su mano en su pistola e hizo un "mate", para asustar a los manifestantes.

Un miembro de la Policia Nacional toma su arma con el fin de amenazar a estudiantes y miembros de la prensa en una protesta en Tegucigalpa. Foto: Camilo Freedman/La Crónica

Un miembro de la Policia Nacional toma su arma con el fin de amenazar a estudiantes y miembros de la prensa en una protesta en Tegucigalpa.
Foto: Camilo Freedman/La Crónica

Las protestas no terminan y estando a dos días del decimo aniversario del golpe de estado, si el gobierno no empieza a buscar otra opción, esta iniciando su fin.