La guerra fría nunca terminó

La guerra fría nunca terminó

Era el frió noviembre de 1991 cuando el muro de Berlín cayó, ese momento marcaba el fin de la guerra que había iniciado con aquella disputa posterior a la segunda guerra mundial.

Las tensiones que le habían traído al mundo sustos como el de la crisis de los misiles, intentos de intervenciones, como el de la bahía de los cochinos o las guerras de Vietnam y las Coreas, parecían haber terminado.

Pero parece que aquella serie de tensiones geopolíticas no estaba fuera de la historia del mundo.

Años después de aquella supuesta ruptura de la polarización del mundo, es evidente, que dos grandes poderes definen el futuro de la vida como la conocemos.

Una bomba FUGOS vuela. Foto: La Crónica SV/ Dominio Publico

Una bomba FUGOS vuela.
Foto: La Crónica SV/ Dominio Publico

Por una parte, los Estados Unidos y sus aliados de la segunda guerra mundial se alinearon para ejercer el poder en buena parte del mundo. Pero no sería una fiesta cerrada, países como Alemania y Japón, que en algún momento de la historia enviaron más de 9,000 globos con explosivos a tierras estadounidenses, terminaron unificando se en un conglomerado que tendría el poder de derrocar gobiernos y poner en quiebra a países que no consideran ´a favor´.

Por el otro lado, los pocos países que podían hacer un contrapeso a este esfuerzo del “Este” se unificaron. En está ´contra´, unos decididos Rusia, China, Irán, India y ocasionalmente países como Turquía y Brasil -previo a la victoria electoral de Bolsonaro-, entre otros, se unen.

La historia, aunque sea en el aspecto militar, es la misma; Rusia y China, quienes mayoritariamente tienen los recursos de guerra en esta alianza, equipan y defienden a países como Siria, Venezuela y Pakistán. Países en los que Estados Unidos y amigos, mueven o intentan mover sus piezas de intervención política o militar.


El aspecto comercial es uno un poco más inesperado. En días el panorama parece cambiar por completo; una semana los Estados Unidos ponen en su lista negra de comercia al gigante asiático Huawei. Medida que eliminaría la posibilidad de comprar y vender productos y servicios entre compañías estadounidenses y Huawei - Huawei es el segundo vendedor de teléfonos en el mundo y el primero de servicios de telecomunicaciones-. Pero 5 días después, Huawei recibe un indulto por 90 días.

Telefono Huawei. Foto: Kamil kot/Unsplash/La Crónica SV

Telefono Huawei.
Foto: Kamil kot/Unsplash/La Crónica SV

El bloqueo a Huawei es consecuencia de acusaciones contra la empresa China de espionaje. Acusaciones sin pruebas por parte de un gobierno que espió, no solo a su propia gente, si no a aliados como el Reino Unido y Alemania.

El futuro del mundo es incierto, El Salvador parece tener un puesto más firme con uno de los bandos, aunque sea por los próximos 5 años.