"El presidente Trump es muy bueno y cool"

El miércoles 25 de septiembre, el Presidente Bukele se sentaba a estrechar manos con el Presidente Trump. En una reunión bilateral en el marco de la Asamblea General de la ONU, Trump demuestra que el control del triángulo norte es de los Estados Unidos y de nadie más.
La reunión fue breve y en esta predomino el tema de la migración, pero no a favor de los migrantes salvadoreños que cada día salen de El Salvador en búsqueda de un sueño que nunca existió.
La relación entre Trump y El Salvador no es la más amigables, es más, ha sido muy hostil. En 2018, cuando Trump hablaba de su deseo de tener más inmigrantes de países como Noruega y del futuro del TPS para El Salvador y algunos otros países, se refirió a estos como un agujero de mierda, ´Shithole´.

¿Por qué tenemos a toda esta gente de países (que son un) agujero de mierda viniendo aquí?
— Donald Trump

En la primera intervención de Bukele, se vio claro que El Salvador y consecuentemente el triángulo norte, -cuyos líderes siguen el mismo modus operandi de Bukele- está condenado a servir como instrumentos del gobierno estadounidense. “Solo hemos estado 100 días en la Presidencia, pero esperamos poder trabajar con el Presidente Trump por los próximos cinco años”. Y es importante leer entre líneas el mensaje del Presidente Bukele, pues en poco más de un año finaliza el periodo de Trump, sin embargo, el mensaje de Bukele podría leerse como un preocupante apoyo a la reelección de un Presidente que enfoco su gestión en satanizar a los migrantes que cruzan la frontera sur de los Estados Unidos, como los de El Salvador.

El presidente Trump es muy bueno y cool
— Nayib Bukele

Esta reunión se dio pocos días después que El Salvador firmara un tratado para volverse un ´Tercer País Seguro´ para los Estados Unidos, significando que El Salvador, así como Guatemala y Honduras, deben servir como un ´muro´ para los migrantes centroamericanos y suramericanos que migran hacía los Estados Unidos. Después de décadas en las que cientos de miles de migrantes salvadoreños han sufrido una odisea para llegar a los Estados Unidos de forma ilegal, buscando las oportunidades que en El Salvador el sistema económico que los mismos Estados Unidos implementaron, no les dio; El Salvador se vuelve un enemigo de la migración. Desplegando a un aproximado de 800 policías para conformar una unidad migratoria que busca ser un apéndice de ´la migra´ estadounidense.

Estos acuerdos han sido fuertemente criticados, la organización Amnistia Internacional declara: "Este acuerdo se burla del derecho a un asilo, la gente no debe ser forzada a buscar seguridad en paises donde no estaran seguros". Mientra tanto, Medicos sin Fronteras tiene claro que “El Salvador no cuenta, en la actualidad, con la capacidad para proteger a víctimas de violencia ni hacer frente a una acogida con garantías de deportados procedentes de Estados Unidos”

Claro, aunque Bukele busque complacer a Trump y complicar el proceso migratorio que miles de salvadoreños viven, mientras El Salvador no garantice a sus ciudadanos las necesidades básicas para una vida digna, estos encontraran una forma de pasar por el muro figurativo de Trump que abarca desde Honduras a Mexico.

Es inaudito que mierntas Bukele se siga tomando selfis e intentando gobernar, como Trump, por twitter, los migrantes salvadoreños continúen recorriendo un arduo camino lleno de peligros, un camino que no deberían haber necesitado recorrer en un principio.


Si te gusto este articulo, considera apoyar nuestro periodismo critico e investigativo.
https://www.patreon.com/lacronica